lunes, febrero 20, 2012

Traía caminos en sus pies cansados

Vicente Herrera Márquez

Traía escritos de historias vividas
y huella de tiempo marcada en el rostro.
En sus ojos había sol de otrora veranos
y lluvia de inviernos pasados.
Su voz era melodía de primavera dormida
y letanía de otoño de ayer.
Sus manos urdían tejidos humildes
con hilos de caricias teñidos de olvido.
Tenía un andar cansino,
llevaba los pies envueltos en caminos perdidos.
En su barba manchada con nieve de inviernos
escondía sonrisas y muecas de hastío.
Traía en su mochila libros virtuales
repletos con versos de romances antiguos.
Traía un viejo teclado con letras gastadas
en muchos te quiero de amores vividos.

Traía la caricia de la brisa adolescente
y la furia del viento iracundo de la madurez.
Traía en su maleta pergaminos amarillos
y cuadernos ajados repletos de palabras.
Traía tiempos de laureles y aplausos,
también momentos de desprecio y rechifla.
Traía historia con verbos conjugados
y poemas paridos en horas de angustia.
Traía geografía en sus pies cansados
y senderos abiertos con brazos prestados.
Traía su tiempo, su espacio, sus hijos,
sus mujeres, sus logros y también fracasos.
Traía un camino con meta cumplida,
pero aún así unas cuantas valijas vacías.
En mil poemas, en cien novelas,
traía centurias de días vividos
Y en pocas palabras… traía un ensayo vida.

2 comentarios:

Lily Sighx dijo...

hermoso me gusta :)

Alicia Marcelina Moreno dijo...

Vicente leerte es ir de tu mano, por un maravilloso camino..
cuanta paz encuentro..un abrazo y mi beso..