domingo, mayo 21, 2006

Tu voz y tu mirada

Vicente Herrera Márquez

Hoy escuché tu voz.
Fue el arrullo del viento que se anidó en mis oídos.
Fue trinar de calandrias en la mañana nublada.
Fue el murmullo del agua corriendo por la cañada.
Fue la emoción contenida al haber leído tus versos,
conocía tus palabras, tus letras, pero no la melodía.
Y fue la canción esperada de los lugares lejanos,
que conocieron mis años y que hoy saben de tus sueños.
Falta sentir en los míos, el resplandor de tus ojos
y que ilumine el sendero donde escucho tu canción.
Después que se acabe el mundo, que lo maten los agoreros
en todo caso el mío, pero nunca el mundo tuyo.
Con tu voz y tu mirada, sería el dueño del tiempo,
con eso tendría todo, aunque más de ti querría.
Pero existen barreras que median entre tú y yo,
distancias de tiempo y espacio, situación y condición.
El trayecto es mas largo que de lejos hasta mas lejos
y la jornada es extensa, más que de ayer hasta hoy.
Tú tienes la esperanza entera, y fuerzas para correr,
yo voy cansando los años que faltan para llegar.
Siento que falta menos, pero camino contento,
porque hoy escuché tu voz.

1 comentario:

Margarita Dimartino de Paoli dijo...

Profunda emotividad en el contexto de la poesía,y real expresión de tu sentir, al decir que una vida está en plenitud y la otra en el descenso del camino.Voy a seguir leyendo, veo que tenés una enorme cantidad que me va a llevar tiempo. Será un gusto. Margarita